Inicio Política Chile Vamos se rinde de antemano al anarco-feminismo y negociará ceder en...

Chile Vamos se rinde de antemano al anarco-feminismo y negociará ceder en sus demandas

Incertidumbre se vive en la mesa política de Chile Vamos con miras a la insurrección de extrema izquierda organizada por colectivos anarquistas y feministas para este viernes 8 de Marzo, apoyada por el Frente Amplio, la ex Nueva Mayoría, el Partido Comunista y CNN, entre otros grupos del poder político y comunicacional.

El pasado primero de marzo, la Ministra de la Mujer, Isabel Plá, fue la primera en abrir los fuegos sobre este tema, cuando tibiamente manifestó que “le parecía” que el movimiento feminista era una rearticulación de la oposición, lo cual es más que evidente al analizar el petitorio social-comunista y apologista del terrorismo que la Coordinadora Feminista 8M ha preparado como base para su revuelta que se llevará a cabo principalmente con acciones vandálicas llevadas a cabo por universitarias y escolares.

Varios Ministros del Presidente Piñera han decidido apoyar la tibia queja de Plá, sin embargo en las directivas de Chile Vamos han decidido ser más cautelosos y le han pedido al Gobierno un mayor colaboracionismo con los revolucionarios.

Es el caso la UDI, su Presidenta, Jacqueline Van Rysselberghe, en claro desconocimiento de los principios de su partido y lo opuestos que son al feminismo declaró: “Es un error entregarle esas banderas a la izquierda porque no son de ellos. Aunque no les guste hay mujeres en la derecha, la UDI es el único partido que está dirigido por una mujer por lo tanto, si nosotros entendemos el feminismo como la igualdad de derecho entre hombres y mujeres, y la lucha por el término de la discriminación y de cualquier tipo de violencia, evidentemente que esas banderas no son de izquierda, son de las mujeres y las mujeres estamos en todos lados”.

Pero el mayor colaboracionismo fue solicitiado por el partido de centro progresista Evópoli, cuyo presidente Hernán Larraín Matte expresó: “Es importante que el gobierno y Chile Vamos no entre en una pelea ideológica con la izquierda sobre las demandas o las causas que están detrás del movimiento y, más bien, busquen darles un cauce a través de la agenda mujer que está construyendo el gobierno”.

Imagen: Agencia UNO