Inicio Columnas COLUMNA | El pacto silencioso

COLUMNA | El pacto silencioso

Columna original del día 7 de diciembre de 2018

Imagen: Andy Stalman

Por Camilo Cammás Brangier**

El 11 de diciembre se firmará, finalmente, el Pacto Global para una Migración Segura, Ordenada y Regular. Hasta la fecha, nuestro Gobierno no se ha pronunciado al respecto. Sin embargo todo parece indicar que el documento será suscrito por nuestro país.

Esto puede desprenderse de dos documentos elaborados por el Gobierno:

El primero corresponde a la MINUTA BASES Y COMPONENTES DE LA NUEVA POLITICA Y REFORMA MIGRATORIA EN CHILE 9 ABRIL 2018, de fecha 07 de noviembre de 2018

El segundo documento es la MINUTA POLITICO TECNICA ASUNTOS MIGRATORIOS INTERNACIONALES Y BILATERALES CHILE-AUSTRIA, de fecha 21 de noviembre del mismo año.

Ambos documentos se encuentran disponibles en el sitio web de la Cámara de Diputados, las cuales se encuentran en los antecedentes correspondientes a la SESIÓN N° 49ª ORDINARIA de la Comisión de Gobierno Interior, Nacionalidad, Ciudadanía y Regionalización*. Se debe decir que en esta misma sesión expuso la Delegación Parlamentaria Austríaca, dando los fundamentos en virtud de los cuales no adherirán al pacto.

Las mencionadas minutas contienen los objetivos y compromisos que tendrá la nueva política migratoria. Entre dichos principios y objetivos llaman la atención los siguientes, pues concuerdan con el espíritu y contenido del Pacto Global:

c) Crear y actualizar una institucionalidad migratoria acorde con los tiempos modernos, que contempla el Consejo de Política Migratoria y un Servicio Nacional de Migraciones (a partir del cual se creará un registro de extranjeros);

d) Establecer un sistema flexible de categorías migratorias sucesivas fuera de la condición de turista o permanencia transitoria, entre otras medidas.

Asimismo, se contempla un proceso de regularización para los extranjeros que se encuentren en situación irregular, es decir, aquellos que ingresaron al país de manera ilegal o cometiendo fraude a la ley.

A mayor abundamiento, el pacto contempla diferentes visas, las cuales traerán como resultado final la posibilidad de obtener la residencia definitiva para el caso de migrantes provenientes de Venezuela y Haití. Esto se traducirá en que todos estos migrantes, dentro de los plazos establecidos en nuestro ordenamiento jurídico, tendrán derecho a voto, es decir, podrán decidir sobre el futuro de nuestro país.

Finalmente, pero no por ello menos grave, la reforma migratoria, actualmente en trámite en el parlamento, traerá como resultado una flexibilización de las políticas y un enorme gasto al erario público, es decir, al bolsillo de todos los chilenos.

Todo lo expuesto no es más que una señal que indica que el Pacto será suscrito por Chile, sin importar que cada día más y más países toman la decisión de no hacerlo. Sin duda una irresponsabilidad política de enormes proporciones.

*Minutas disponibles en la sección de antecedentes de la Comisión, en el enlace https://www.camara.cl/trabajamos/comision_listadodocumento.aspx?prmID=414

**Camilo Cammás Brangier es Director de Formación de la Fundación Cuide Chile y Consultor Legislativo.