Inicio Artes CRÓNICA | Cómo Roger Waters contradijo su discurso anti-autoritario y adhirió a...

CRÓNICA | Cómo Roger Waters contradijo su discurso anti-autoritario y adhirió a la dictadura en Venezuela

Roger Waters, uno de los fundadores de la mítica banda de rock psicodélico, Pink Floyd, ha tenido desde el inicio de su carrera y de su vida reflexiones respecto de la política y el autoritarismo.

La muerte de su padre, Eric Fletcher Waters, durante la Segunda Guerra Mundial ha sido una temática recurrente en sus canciones, especialmente en su obra cumbre “The Wall” (1979), donde la primera sección del disco es dedicada a este hecho.

En esta canción para la película “The Wall” (1981), Roger Waters expresa su sentir por la muerte de su padre en la Segunda Guerra Mundial.

En esta misma obra que dos años mas tarde sería hecha película plantea de forma artística la llegada al poder de los autoritarismos desde el vacío espiritual de la época contemporánea.

Escena de la película “The Wall” (1981), en la que Roger Waters ilustra la llegada del totalitarismo al poder.

Hasta ahí, Roger Waters tenía un discurso profundo y consistente que profundizó con los años exponiendo temáticas como el conflicto árabe-israelí y denunciando las diveras formas de totalitarismo que ha experimentado la humanidad, incluyendo el comunismo, ya que en algunos de sus shows solistas ponía la famosa hoz y martillo de esa ideología en el escenario junto a otros males de la historia.

En sus antiguos conciertos como solista, Roger Waters incluía el comunismo en sus críticas. Imagen: The political science club

Lamentablemente para muchos de sus seguidores, Waters empezó a distorsionar su discurso el año pasado, cuando dejó de lado los totalitarismos comprobados de la historia para pasar a denunciar los nuevos gobiernos de derecha mundial elegidos democráticamente, incluyendo los de Estados Unidos, Austria, Italia o Polonia.

El extremo en esta espiral lo alcanzó cuando incluyó en su lista a Brasil cuando el actual Presidente Bolsonaro era el candidato favorito a ganar la elección; siendo que la mayoría del pueblo brasileño esperaba con esperanza y expectación el triunfo del candidato de derecha, Waters lo intentó demonizar durante sus conciertos en Brasil, recibiendo tristes pero implacables pifias de los brasileños que se sentían insultados por el británico que los venía a sermonear por su devenir democrático.

Show en Brasil donde Waters criticó a varios gobiernos de derecha elegidos democráticamente, lo que culminó en ensordecedoras pifias. Imagen: La Tercera

En vez de replantearse, el gran músico se dejó llevar por la corrección política de las élites progresistas y rechazó las ansias de libertad del pueblo venezolano contradiciendo así años de discurso antiautoritario.

Ante el interés del Presidente Trump de ayudar a los venezolanos a liberarse de la dictadura socialista de Nicolás Maduro, basada en el hambre y el crimen, el cantante inglés olvidó aquellos años en que denunció el comunismo y hoy adhiere a su defensa.

Insultando su propia inteligencia, el artista repitió en Twitter una consigna digna de la propaganda chavista más bananera: “Detengan esta última locura del gobierno estadounidense, dejen en paz al pueblo venezolano, ellos tienen una democracia real. Detengan sus intentos por destruirla para que el 1% pueda extraer su petróleo”.

Como si esto fuera poco, en la publicación demostró su apoyo a una delirante manifestación en defensa del tirano y su séquito de delincuentes y mercenarios.

Con estas declaraciones, el músico ha optado por sepultar su credibilidad, siendo que para gran parte de la población de los países occidentales – exceptuando a los simpatizantes del comunismo y la prensa y élites progresistas – la brutalidad homicida del régimen de Maduro carece de posibilidad de ser defendida.

Aún muchos de sus fans esperan que recapacite y vuelva a cuestionar el autoritarismo como en su época más gloriosa.

El régimen narcomilitar que hoy defiende Waters no tiene nada que envidiarle a las peores escenas de su antigua película “The Wall”. Imagen: La otra opinión

Imagen principal: Billboard