Inicio Política CRÓNICA | El desastroso itinerario del Frente Amplio respecto de Venezuela –...

CRÓNICA | El desastroso itinerario del Frente Amplio respecto de Venezuela – PARTE 1

En una crónica anterior presentamos los delirantes dichos del comunismo chileno respecto de la dictadura socialista de Nicolás Maduro en Venezuela, basada en un régimen de hambruna general y matonaje político ultraviolento con miles de muertos a causa del hambre, la falta de remedios y las hordas delictuales y mercenarias del tirano que masacran a la gente a destajo.

En dicha edición demostramos como el Partido Comunista de Chile y el Partido Comunista (Acción Proletaria) buscan a toda costa defender y sostener dicha tiranía, culpando a los Estados Unidos de querer invadir al país caribeño mediante un montaje; versión que es desacreditada por los casi 4 millones de venezolanos exiliados en todo el mundo que lograron escapar de aquel infierno en la Tierra.

En esta oportunidad, veremos la otra cara de la extrema izquierda chilena, la que se encuentra en el Frente Amplio, y que por ser ideológicamente más grande tuvo desde un comienzo posturas ambiguas respecto a la crisis venezolana; sin embargo, desde la legítima asunción del Presidente Juan Guaidó en Venezuela, desafiando a la brutal tiranía chavista, este bloque chileno de izquierda millenial se sumó a las posturas comunistas y progresistas que defendían la validez del dictador y llamaban al diálogo para darle tiempo de reafirmarse en el poder, desconociendo a Guaidó.

Esta postura, debido a la contradicción que les genera criticar el autoritarismo y mantener su devoción por el Marxo-Leninismo, terminó haciendo aguas; y en un papelón que pasará a la historia como uno de los más desastrosos jamás vistos, algunos de sus movimientos y personeros debieron volcar en 180 grados su posición y reconocer que en Venezuela había una dictadura, aunque obviamente sin proponer nada al respecto.

Veamos cómo pasó esto:

El Frente Amplio está conformado por varios partidos y movimientos y no todos han tenido el mismo discurso sobre Venezuela, siendo algunos más consecuentes que otros, veamos un pequeño repaso de ellos y sus líderes y cual es su postura:

El Movimiento Democrático Popular es liderado por el ex candidato presidencial Alberto Mayol, derrotado por Beatriz Sánchez en las primarias de 2017; su perfil de Twitter registra actividad paralizada a medidados del año pasado y entre lo primero que salta a la vista hay varios retuiteos a posts donde se glorifica y apoya al chavismo.

Por su parte, Alberto Mayol, defensor de un socialismo bastante clásico se mantiene firme, y dio una entrevista para Radio Sonar el pasado 24 de enero, tras la asunción del Presidente Guaidó; en dicha ocasión el ex-candidato Marxista calificó el hecho de “golpe” y declaró: “Este es un golpe bien armado. No es como los anteriores. Primero que nada, porque tenía fecha. Se había anunciado que el 23 de enero se iba a hacer esto si Maduro estaba en el poder. El propio Mike Pence, vicepresidente de los Estados Unidos, había dicho el día anterior que iban a meterse. Estaba planeado”.

Aprovechó, en una de sus tácticas favoritas, de desviar el tema para atacar gratuitamente a la centroderecha chilena, y usando su sarcasmo habló de la gran concentración de venezolanos por los festejos a la presidencia de Guaidó: “Todo el mundo le echa la culpa a Michelle Bachelet de la migración, pero fue Piñera quien le abrió la puerta a la masiva entrada de venezolanos. Quedó claro que hay muchos inmigrantes venezolanos en Chile”.

El Partido Igualdad, conocido por haber levantado en 2013 la candidatura presidencial de Roxana Miranda, quien quería “escribir una nueva Constitución con faltas de ortografía”, es adherente a una postura socialista dura y se mantiene firmemente chavista y en defensa de la dictadura de Maduro; culpando de todo a Estados Unidos.

En una declaración oficial de este partido del 24 de enero recién pasado se lee: “No es que los miles de venezolanos que hay hoy en el mundo sean un invención del imperio, son el resultado del accionar del imperio y de una derecha sin patria ni valores, son los desplazados de un conflicto en que se juegan básicamente dos tipos de intereses: la concepción patriótica y revolucionaria que construye socialismo validando en las urnas cada paso y de otro lado la lógica de mercado que no se resigna a la posibilidad de que sea un pueblo -y no las empresas transnacionales- quien defina qué hacer con el petróleo y el oro venezolano.”

Hasta la fecha siguen calificando las acciones contra el tirano como un “golpe”, este es uno de sus tuits más recientes:

El Partido Igualdad también desató polémica por la publicación de un video en el que algunos de sus dirigentes y militantes expresaban apoyo explícito a la dictadura venezolana:

Dirigentes del Frente Amplio apoyan la dictadura de Maduro.

Posted by No a una Asamblea Constituyente on Thursday, January 10, 2019
Fuente: Facebook

El movimiento Nueva Democracia, al que alguna vez perteneció Alberto Mayol, presentó una postura levemente más tibia; en su Twitter destaca un retuiteo a un intento de separar la figura de Maduro del caudillo socialista chileno Salvador Allende, con el fin de santificar a este último, pero reconociendo como legal al primero:

Por su parte, el movimiento de origen anarco-comunista Izquierda Libertaria, llama directamente a defender la revolución en Venezuela y oponerse a una intervención extranjera que supuestamente tiene intereses “imperialistas y neoliberales”:

La única diputada de este movimiento, Gael Yeomans, se ha mantenido en sus declaraciones públicas ajena a este tema.

Por su parte el movimiento Izquierda Autónoma y el partido Poder Ciudadano se unieron el mes pasado y conformaron el partido Comunes, conformado como un partido de ideología feminista radical; esta mezcla agrupa comunistas autonomistas y defensores del socialismo del siglo XXI que tiene como gran referente el legado de miseria de Hugo Chávez, quien le heredara el poder a Maduro.

Este nuevo partido ya suscribió a la ambigua postura de “diálogo” esgrimida por el progresismo para dar tiempo a Maduro de reordenar sus fuerzas y enquistarse aún más en el poder:

El partido tiene dos diputadas, Camila Rojas (Izquierda Autónoma) y Claudia Mix (Poder Ciudadano), ambas orientadas al feminismo radical y adherentes a la postura general del Frente Amplio, pero destaca particularmente el rol de la diputada Mix, cuyo filochavismo siempre fue más explícito, llegando a contradecir incluso al diputado Gabriel Boric, cuando declaró a La Tercera el 23 de agosto de 2018: “No creo que exista violación a los DD.HH. en Venezuela y Nicaragua por parte del Estado, existe una evidente polarización social manifiesta que ha generado enfrentamientos y violencia que tanto la oposición como el gobierno no han sabido resolver. Sin embargo, sabemos que se está haciendo lo posible para encontrar el rumbo hacia una solución pacífica y que no tenga más víctimas.”

También en agosto del año pasado, quien fuera la lider de Poder Ciudadano, Karina Oliva declaraba en una carta abierta al mismísimo Frente Amplio que: “decir que Venezuela viola los derechos Humanos de su pueblo, me parece que es una cuña para la prensa, oportunista y que solo demuestra las ansias para aparecer en los medios y mostrarse como paladín democrático, cuando realmente no buscas aportar a esa democracia, sino figurar.”

Curiosamente, la misma Oliva, arrastrada por la presión del momento, declaró a Radio Cooperativa el pasado 30 de enero que: “Quienes defienden a Maduro en el Frente Amplio son minoría.”

El Movimiento Socialismo y Libertad, por su parte, que tuviera entre sus filas al experto en gordofobia Bastián Olea, quien fuera expulsado por abuso contra una militante de dicha colectividad, hizo un llamado más enfático a defender el régimen tiránico de Maduro, usando nada más y nada menos que el lema del propio dictador bananero, cuando en pésimo inglés dijo “Hands off Venezuela”:

El Partido Humanista hizo el día de hoy un llamado al Presidente Piñera a sumarse a una instancia de diálogo para ayudar a una “solución pacífica en Venezuela”, la cual contará con el apoyo de los gobiernos europeos que desconocieron tardíamente a Maduro y los países latinoamericanos que lo defienden, como Bolivia y Uruguay: “Lamentamos que el gobierno chileno, en conjunto con el grupo de Lima, se haya hecho cómplice de los intereses de EE.UU. restándose de esta iniciativa, traicionando la convicción histórica de nuestro país en sus relaciones internacionales, en el diálogo y la diplomacia para solucionar los conflictos y avanzar en la protección de los DD.HH. y la construcción de la paz.”

Sin embargo, han sido los parlamentarios del Partido Humanista los más controversiales:

En febrero de 2018, Tomás Hirsch emplazó al canciller de centroizquierda, Heraldo Múñoz, por su preocupación por los derechos humanos en Venezuela y le dijo en ADN Radio: “Me parece de una irresponsabilidad muy grande. Uno piensa en su nombre Heraldo. ¿Heraldo de quién? ¿Heraldo de Estados Unidos? ¿Heraldo de Trump?. Hay una crisis, hay una situación muy compleja, pero su declaración es echarle bencina”.

Por su parte el diputado Raúl Alarcón (conocido coloquialmente como Florcita Motuda), hizo noticia cuando en marzo de 2018 exclamó ante el Parlamento respecto a la crisis venezolana: “No tengo argumentos y es una lata darlos”.

Hoy en día, en su peculiar cuenta de Twitter donde se expresa con lenguaje soez y poco elocuente, retuitea mensajes indicando que hablar de Venezuela es desviar la atención a temas más importantes a conveniencia de la derecha.

Pero la más controvertida de los humanistas es la siempre prepotente diputada Pamela Jiles, quien calificó la legítima presidencia de Juan Guaidó como un acto de “autoproclamación”, lo que ha sido desmentido por académicos de categoría internacional; el pasado 24 de enero creyó que seguía en televisión y se autoproclamó “Presidenta de la Cámara de Diputados” para ironizar sobre la condición de Guaidó, quien hoy en día sufre las penurias de enfrentarse a la máquina totalitaria de Maduro y sus secuaces.

Mas aún, atacando vía Twitter a la ex candidata presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, Jiles indicó que el único problema en Venezuela era “Estados Unidos y la derecha golpista”

El Partido Ecologista Verde se ha mantenido enfocado exclusivamente a causas ecológicas, tanto el partido como su diputado Félix González se han mantenido ajenos a este tema.

Para ver la segunda parte de esta crónica haz click aquí.

Imagen: Facebook